Perros

TOS DE LAS PERRERAS

Tos de las perreras, traqueobronquitis infecciosa o enfermedad respiratoria infecciosa canina

Durante esta pandemia hemos aprendido muchísimas cosas que desconocíamos acerca de cómo se transmiten algunas enfermedades y cómo el contacto directo puede ser riesgoso. Pero lo que muchos dog lovers no saben, es que existe una enfermedad muy común entre nuestros compañeros perrunos que tiene muchas similitudes en su forma de transmisión con el COVID-19 y que es igualmente contagiosa. Nos referimos a la Enfermedad Infecciosa Respiratoria Canina, más conocida como la “tos de las perreras o traqueobronquitis infecciosa”.

Esta enfermedad es causada principalmente por una bacteria que se llama Bordetella bronchiseptica y por el virus de la parainfluenza canina, entre otros, y se transmite a través de gotitas de saliva o estornudos.

Los perros son animales muy sociables que normalmente se saludan tocando sus narices y la “tos de las perreras” se transmite justamente cuando socializan, durante el juego, al compartir juguetes o platos de comida, en estadías en hoteles o guarderías e incluso en los paseos por la plaza.

Perros jugando.

Como su nombre lo dice, esta enfermedad produce problemas respiratorios, principalmente una tos seca, ruidosa y a menudo con arcadas, que puede durar varias semanas. Es más común de lo que muchos piensan y muchas veces da la sensación de que el perro está atragantado, por eso no todos imaginan que se trata de esta enfermedad.

La mayoría de las veces no pone en riesgo la vida de nuestros peludos, pero en algunos casos y, particularmente en razas que tienen la cara chata como el bulldog o el pug, puede terminar en cuadros graves como la neumonía. Sin el tratamiento apropiado puede hacerse crónica.

Bull dog francés.

La clave entonces está en la prevención. Así como previo al invierno tenemos la costumbre de vacunar a niños y ancianos contra la Influenza, también deberíamos vacunar a nuestros perros antes de que se expongan a situaciones de riesgo como las mencionadas más arriba. 

 

¿Cómo prevenirla?

Las vacunas que se aplican normalmente a los perros cuando son cachorros o cuando reciben sus refuerzos anuales, no protegen contra esta enfermedad. Para prevenirla es necesario vacunarlos con vacunas que contengan Bordetella bronchiseptica y el virus de la parinfluenza.

Entre las vacunas disponible existe una que es inyectable que sólo protege contra Bordetella bronchiseptica y que requiere de dos dosis.  También existe una vacuna más innovadora que no requiere agujas y que se administra como gotitas en la nariz. Sólo se necesita una sola dosis, protege a los 3 días desde su aplicación y dura un año. Además, también se puede administrar a perras gestantes o que tienen cachorros. 

Vacunación intranasal con Nobivac KC.

 

¿Quiénes se deben vacunar?

Básicamente, se deben vacunar todos los perros que socializan, aunque lo hagan por breves períodos de tiempo, como al cruzarse con otro perro durante un paseo.

Los cachorritos y los adultos mayores son más propensos a cuadros más graves, por lo tanto, estos son los grupos de mayor riesgo.

Las razas de cara chata suelen sufrir de problemas respiratorios y esta enfermedad puede poner en riesgo su vida en determinadas situaciones.

¿Cuándo debo vacunar?

Idealmente antes de que tu peludo entre en contacto con otros perros. Por ejemplo:

  • Si vas a salir de vacaciones y quieres dejarlo en un hotel canino.
  • Si vas con tu mascota habitualmente a parques, plazas o lugares donde van otros perros.
  • Si llevas a tu perro habitualmente a peluquerías o guarderías caninas.
  • Si tu perro es propenso a las enfermedades respiratorias ya sea por características de su raza o edad.

La vacuna que se da en la nariz tarda 3 días en proteger, mientras que la que se inyecta comienza a proteger apenas 14 dias después de la segunda dosis. 

Consulta con tu veterinario sobre la vacuna contra la tos de las perreras.

¿Tienes preguntas sobre las vacunas contra la tos de las perreras? Haz click aquí.